domingo, 25 de enero de 2009

La Galería

Les propusimos a los talleristas trabajar con papeles cortados, muchos de ellos pintados por ellos mismos, al modo de Matisse, eligiendo colores intensos y planos, sin detenerse demasiado en los detalles y fiándose de sus instintos (lo que no les resultó nada difícil, por cierto). He aquí los resultados:
.
.
Flores de Halloween (Tomás)
.
Los nueve soles de todos los planetas que se juntaron e hicieron una cara o El surfista, (Samuel)
.
El pegamento de pegamento (Nuria)
.
La cara perrogatogallo (Mikel)
. .
El amanecer en el bosque (Marina)
.
El planeta del tesoro (Leo)
. .
El paisaje (José Gabriel)
.
La yegua (Gabriela)
. .
Arcoiris (Chiara)
. .
Menos cuarto (Carmen)
. .
Colorines (Ainara)

Matisse y el fauvismo



Matisse fue un pintor francés al que le gustaba mucho jugar con los colores y expresarse a través de ellos, lo que hizo con mucha maestría, combinándolos de mil maneras junto a sus dibujos, que eran siempre muy originales y fluidos. Matisse, además de pintor, fue dibujante, grabador y escultor, pero es reconocido especialmente por esta primera actividad. Creó muchísimas obras y se convirtió en una de las figuras más importantes del arte moderno.

Matisse fue uno de los seguidores del estilo pictórico llamado fauvismo o fovismo, especialmente al principio de su carrera como artista. El fauvismo viene de la palabra francesa fauve, que significa fiera. Los pintores que trabajaron en ese estilo buscaban hacerlo cada uno a su manera, pintando de la forma más cercana a su forma de ser y a sus instintos. Para ellos en el cuadro era mucho más importante expresar algo que ordenar el espacio (a diferencia, de, por ejemplo, Torres García). Otra de las características de los fauvistas es que preferían pintar de modo muy simple, sin detenerse en los detalles, preferiblemente usando colores muy intensos y muchas veces buscando que no correspondieran a la realidad, como por ejemplo, pintando los árboles de color amarillo limón o las caras de color verde.

En el caso de Matisse, usó el color siempre con mucha sensualidad, creando muchas sensaciones con él. Para él, el arte debía ser algo relajante y tranquilo, nunca inquietante y perturbador (a diferencia de, por ejemplo, Munch). En sus propias palabras: “un calmante del cerebro, parecido a un buen sillón”.

En sus últimas obras, Matisse pintaba papeles con colores para luego recortarlos y crear figuras que combinaba entre sí.

La Galería. Dibujos libres

Anónimo (¿Quién lo hizo? Nos gusta muchísimo.)

Dibujo a lápiz de Miki

Otro dibujo de Miki, éste y el anterior, inspirados en la serie de televisión Perdidos

El cuento

Desde el sofá
.
A Tomás.
.
«Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, algo así como un lenitivo, un calmante cerebral parecido a un buen sillón» (Henri Matisse)

Antes las señoras eran en blanco y negro. Y también los señores, los animales, las ciudades, las playas, los desiertos, el campo y todo lo demás. Todo lo que estaba al alcance de nuestros ojos. Al menos, eso es lo que cuenta Josefina, mi abuela. Yo no estoy muy segura de creerle, porque no anda muy bien de la cabeza y su memoria parece un ovillo de lana enredado; además, no ve ni torta y confunde al perchero de la entrada de casa con mi padre. A veces incluso piensa que yo soy su madre, o peor, ¡su abuela!, pero es verdad que cuando cuenta esas cosas tan raras parece muy segura de sí misma. Ella dice que los colores llegaron un día de invierno, en el que todo estaba muy frío y gris. Soplaba un viento huracanado que no paró en todo el día y el mundo parecía oscuro y triste.

Yo, la verdad, a veces creo que mi abuela veía todo en blanco y negro por el hambre, porque cuando era niña corrían tiempos muy difíciles y no había mucho que comer y cuando uno tiene hambre, pero hambre de verdad, te duelen las tripas y todo parece más apagado y sombrío.

El caso es que esa noche de invierno mi abuela se fue a acostar soñando con churros y chocolate como hacía de costumbre. Ojalá la vida fuera más fácil y más alegre, ojalá su cama fuera más cómoda y calentita, como parecía el sofá que vendían en el escaparate de la tienda más grande de su pueblo, el que le hubiera gustado regalarle a su padre para que pudiera descansar de su duro trabajo de labrador y sentarse a gustito a contemplar el campo, todo gris y pelado, siempre según mi abuela.

Dice ella que la noche esa, la del viento fuerte, no consiguió dormir, como, por otra parte, le pasaba con frecuencia a causa del frío. Así que pudo ver desde su cama, por la ventana de su habitación, como caía una nevada espectacular, con copos espesos y abundantes que no cesaban de escaparse del cielo. Los copos, cuenta ella, además de espesos, eran de colores.

Por supuesto, pensó que era un sueño. Pero a la mañana siguiente cuando la despertó el canto del gallo se dio con la mayor sorpresa de su vida. Allá afuera se veía todo el campo cubierto por un manto que no era blanco sino rojo, azul, amarillo, violeta, marrón, verde, celeste, en fin, multicolor. Sin poder contenerse, se puso las botas encima y salió corriendo a jugar con la nieve milagrosa. Estaba haciendo un muñeco cuando de repente notó que al mancharse con ella sus manos se volvían verdes y su pelo rojo; todo, todo lo que cubría la nieve cambiaba de color. Emocionada y feliz se puso a pintar la cosas: su cabaña la tiñó de amarillo y a las matas de la entrada las hizo rojas; los árboles del patio los pintó de azules y celestes y de amarillo limón a las vacas; para el cielo eligió rojos y naranjas encendidos y para el río diversos tonos de violeta. Era como pintar un cuadro, pero un cuadro muy a tu aire. Después de darle color a todo, se hizo un sofá de nieve, color rojo oscuro, y se sentó a contemplar su creación a gusto, tan a gusto como lo habría hecho su padre en el sofá de la tienda. Los colores le dieron paz y calorcito, ese que viene de adentro y que parece un sol amarillo brillando dentro de nuestro pecho.

-¿Pero cómo es que las cosas son de otro color ahora, abuela?

Mi abuela, que tiene respuesta para todo, dice que después de la nieve llegó una lluvia tórrida que derritió todos los colores que ella había usado y que los arrastró por el río a teñir quién sabe que otros lugares y rincones del mundo.

-¿Y entonces cómo es que el mundo no ha vuelto a ser blanco y negro?

Porque, contesta, habrían caído otras nevadas de colores y algún otro niño habría pintado el mundo a su gusto para sentarse a contemplarlo satisfecho desde un sofá. Para ella sofá significa el mejor lugar del mundo.

- Eso no puede ser verdad, abuela, yo nunca veo que el mundo cambie de colores.

- Será porque con el cambio climático –a veces mi abuela te sorprende con esas cosas- las lluvias ya no son tan fuertes ahora como eran antes.

Yo, por si acaso, pintó en mi bloc de dibujo un universo hecho a mi medida, con los colores que me da la gana. A veces me salen caballos azules y otras, árboles naranjas, depende del ánimo en que me encuentre. Si alguna vez vuelve a caer la nevada de colores quiero que me pille lista para pintar el mundo como a mí me gusta: tranquilo y en paz.

La música

Este último taller disfrutamos de la música del célebre guitarrista y compositor belga de origen gitano Django Reinhardt, el primer gran músico de jazz nacido en Europa. A su música se le conoce como manouche jazz o jazz gitano, porque se crea a partir de la fusión del swing y de la tradición musical gitana del este europeo. Reinhardt crea una música extraordinariamente alegre y vibrante, con enorme fuerza.

Para muestra, su interpretación de Swing Guitars



También, a petición de los talleristas, nos relajamos al compás de algunas de los conciertos para vientos de Mozart, interpretados por la English Chamber Orchestra.

lunes, 19 de enero de 2009

La isla perdida

video

Making of

Hacer una película ha sido toda una experiencia para todos los que integramos el taller. Salió casi por casualidad. Empezamos construyendo animales, elegidos en función de lo que representaban para cada uno de nosotros y nuestra identificación con ellos; a ello le siguió la creación de espacios donde esos animales se movieran a gusto y luego todo un escenario completo, incluyendo nubes y pájaros móviles. Los niños empezaron además a montarse historias con sus bichos, vamos, a jugar con ellos, poniéndoles voces y nombres. Así que finalmente, ¿por qué no?, hicimos que cobraran vida a través de la magia de una cámara filmadora.


video

Dibujos libres

dibujo al carboncillo y pastel, hecho por Miki
.
dibujo al carboncillo y pastel, hecho por Jordi
.
dibujo al carboncillo, hecho por Inés
.
obra de Nuria, Marina y Eneko
.
Los gatos, de Nuria
. .
El zorro, de Samuel

Taller de adultos. Manchas

Les propusimos a los adultos llevar a cabo el mismo juego que hicimos con los niños: descubrir en manchas hechas al azar figuras, trazos y formas ocultas. He aquí lo que Sito, Malú, Esther, Elena y Alicia consiguieron hacer emerger de ellas:
.
.
.
.
.

La música

La semana pasada disfrutamos de la maravillosa e inspiradora música del bandeononista y compositor argentino Astor Piazzola, en un disco muy especial, una grabación en directo de un concierto en el Central Park de Nueva York (gracias mil, Jorge).

La música de Piazzola, como él mismo la definió, es "música contemporánea de Buenos Aires". Toma del tango su esencia, pero le da nueva forma innovando el ritmo, los timbres y la armonía.

Una de sus composiciones más conocidas y conmovedoras es Adiós Nonino, con la que quiso despedirse de su padre tras su muerte. Según el artista, fue su mejor obra: "El tango número uno es Adiós Nonino. Me propuse mil veces hacer uno superior y no pude."

lunes, 12 de enero de 2009

Trailer

video

Ya tenemos escenario para nuestra próxima película de animales, además de cartelistas, actores, guionistas, cámaras, iluminadores y un largo etcétera. Y por supuesto, ¡muchos nervios!

domingo, 11 de enero de 2009

A modo de aperitivo...

Mientras terminamos nuestro "rodaje", os invitamos a ver este vídeo que disfrutamos junto a los talleristas para inspirarnos. Se trata de Alexander Calder y su célebre circo. Maravilloso.

La Galería. Dibujos libres

. dibujo al carboncillo y pastel, hecho por Inés
.

detalles del dibujo de Inés .

dibujo de Carmen inspirado en la obra sinfónica La noche celta

La música

Esta semana trabajamos al ritmo alegre de las Batucaderas di Funaná, un grupo formado por cinco mujeres de la isla de Santiago, en Cabo Verde, que tocan y cantan música tradicional de su tierra.

Al compás de los batucos, un instrumento de percusión hecho con troncos de árboles y revestido con piel de cabra, que tocan desde siempre las mujeres del país en celebraciones como los casamientos, bautismos, fiestas de santos populares o, por ejemplo, el regreso de un inmigrante, construimos el escenario para nuestra próxima "peli" de animales.

El batuco, según las propias batucaderas, trae alivio para las desdichas de la vida y da fuerzas a las mujeres, siempre cargadas: de hijos, de plátanos, de cuencos con agua del río, de ropa que lavar, de preocupaciones que resolver, de luchas que enfrentar.

Marcapáginas

Marcapáginas hechos con los trabajos de los talleristas
.
.

. .

. .
.

lunes, 5 de enero de 2009

La Galería. Construcción de animales

¿Estás siguiendo a nuestros animales? Abajo, un avance más. ¡En el próximo taller cobrarán vida! .
.
..

. .
. .
. .
. .
. .
.
.
.
. .
..
.